viernes, 19 de noviembre de 2010

MODO DE CONFESARSE

1.      Una vez hecho el examen de conciencia se puede hacer un acto de contrición rezando, por ejemplo: Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Padre, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa señor de todo corazón haberos ofendido y me propongo firmemente no volver a pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta; os ofrezco mi vida, obras, y trabajos en satisfacción de todos mis pecados, así como os suplico, así confió en que por vuestra Bondad y Misericordia  infinitas me los perdonareis y me daréis gracias para enmendarme y perseverar en vuestro santo servicio hasta el ultimo instante y, fin de mi vida. Amen. (O en su lugar, puede rezarse el <<Yo pecador, me confieso…>>)

2.      Hecho el examen y el acto de contrición, acercarse al sacerdote y de rodillas proceder a la confesión.

3.      El sacerdote exhorta al penitente a confesar sus pecados. Este puede contestar con algunas palabras como las que dijo San Pedro a Jesús: Señor, Tu lo sabes todo, Tu sabes que te amo.

4.      Luego debe decirse el tiempo traducido desde la ultima confesión y a continuación los pecados que se han recordado en el examen de conciencie. Hay que procurar que la confesión sea clara, breve, completa y muy sincera. No dejar ningún pecado por vergüenza o por temor. Al terminar la relación es aconsejable, por devoción, pedir perdón de la vida pasada.

5.      Luego de los consejos del sacerdote, este invita al penitente a manifestar su contrición antes de impartir la absolución. El penitente puede decir palabras como estas: Señor Jesús, Hijo de Dios, ten misericordia de mí que soy pecador.

6.      El sacerdote imparte la absolución al penitente, quien, al final contesta. Amen.

7.      Después de la confesión conviene cumplir la penitencia impuesta, lo antes posible para evitar de que se olvide.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada